Turismo en Argentina
Buscar
Información general del país
 
   La Boca
   San Telmo
   Monserrat
   San Nicolás
   Retiro 
   Recoleta
   Balvanera
   Puerto Madero
   Palermo
   Belgrano
   Flores
   Mataderos
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
La Recoleta
Monumento a Torcuato de Alvear

 

Iglesia del Pilar

 

Bar La Biela

 

Escultura de Botero en el Parque Thays

 

Pórtico del cementerio de La Recoleta

 

Centro Municipal recoleta

 

Palais de Glace

 

Monumento donado por la república Francesa en el centenario de 1910

 

Monumento a Gral. Carlos Alvear

 

Vista aerea de Av. del Libertador y Facultad de abogacia

 

Monumento a Bartolomé Mitre
 

Visita al centro de actividades culturales y núcleo de elegantes comercios, restaurantes, confiterías y atractivo paseo peatonal .
Es un recorrido peatonal de 2 horas. Para todos los días. Los lunes están cerrados los museos. Los fines de semana es muy concurrida y verá la feria artesanal. Hay estacionamiento debajo de la plaza y en el Buenos Aires Central Design.

 

El barrio de La Recoleta, originalmente zona extramuros de la ciudad, se llamaba Montes Grandes y era refugio de malhechores que se escondían en sus zanjones y tunales, convirtiéndolo en un lugar intransitable. En 1716 se instaló una capilla y un rudimentario convento franciscano, hasta su construcción definitiva en 1730. Recoleta significa lugar de retiro. Fue propio de las órdenes religiosas, franciscana y dominicana, poseer un convento en el corazón de la ciudad y otro en extramuros, para las prácticas de retiro y contemplación. A estos conventos retirados se les llamaba recoletas y a sus frailes, recoletos o de recolección. Hacia 1770 se regularizó la traza de las propiedades rurales al norte de la actual plaza San Martín; se hizo en ángulo de 45° respecto de la traza original dispuesta por Garay en el Barrio Sur. Era zona de chacras unidas por un camino irregular llamado Calle Larga, actual Av. Quintana.
El río llegaba hasta el borde de la barranca, cubriendo los terrenos donde está el actual museo de Bellas Artes.
La remodelación urbana de Recoleta se inicio en 1830 con la apertura de la Av. Callao como camino de circunvalación del perímetro urbano llegaba hasta la altura de Quintana; en sus orígenes se la llamó Café de las Tunas.
Con las epidemias de 1871, de cólera y fiebre amarilla, se desplazaron las familias más ricas de sus residencias del sur hacia el norte y se fue poblando el área. La consolidación definitiva es obra del intendente Torcuato de Alvear, quien trazó en 1885 la Av. Alvear, construida rápidamente con palacios suntuosos.
Usando la tierra de las excavaciones del Puerto Madero, fueron rellenando el Bajo y convirtiéndolo en plazas y parque, para transformarla en la zona más elegante de la ciudad.
Detrás de la iglesia de Recoleta, hacia Av. Pueyrredón, se encontraban los corrales, mataderos y el camino de las carretas hacia el norte, lo que atrajo una población de orilleros, peones y matonaje alojado en las pulperías. En esta atmósfera es donde se dice nació el tango, entre inquilinatos y cafés bailado en el Armenonville de Libertador y Tagle en 1888; luego también en el Palais de Glace.

El Paseo parte desde Av. Quintana y Callao. Caminando hacia la plaza, al llegar a Ayacucho se atraviesa una zona de comercios con la moda más elegante, casas de decoración y joyerías. Hacia adelante se ve la perspectiva de la iglesia del Pilar y la Plaza de la Recoleta.

A la izquierda de la iglesia, el Cementerio de La Recoleta y a la derecha a la derecha de la iglesia visite el Centro Cultural Recoleta.

Como continuación del paseo, bajando la barranca por la rampa circular, irá entrando en un ambiente pleno de formas y colores se trata del Buenos Aires Center Design.

Saliendo nuevamente a la plaza y bajando la barranca, encontrará la Feria Artesanal , organizada por el Museo de la Ciudad, que funciona todos los fines de semana y los días feriados. En una secuencia de pequeños puestos, los artesanos urbanos exponen sus objetos -que abarcan accesorios para la mujer de excelente factura y delicados diseños-, también hermosas piezas de cerámica en distintas técnicas y toda la gama de piezas y prendas de telar.
Con un despliegue de imaginación y colorido, esta feria va llevando hasta el monumento a Torcuto de Alvear

Al frente, la distinguida Av. Alvear, con sus palacios y comercios (ver Paseo Av. Alvear y Los Palacios ). Cruzando la avenida se encuentra la Plaza San Martín de Tours, de gran pendiente, que es anfiteatro natural. Los gomeros de la parte alta, con tronco formando cavernas, de gran altura y diámetro, crean un ambiente extraño de formas y sombras, en contraste con los elegantes edificios que lo rodean.

En este anfiteatro se realizan distintos espectáculos al aire libre; es la delicia del juego de los niños.

Sobre la calle Posadas se encuentra el Palais de Glace y a su costado, el Monumento al Brigadier Gral. Carlos M de Alvear.

Del otro lado de la Av. Figueroa Alcorta, por la derecha, el Pabellón Municipal de Exposiciones y a su derecha, se encuentra el Parque Carlos Thays.

Continuando el recorrido por la Plaza Intendente Alvear entre palmeras, palos borrachos y tipas, se llega a la Av. Pueyrredón.

A la derecha, a ambos lados, dos esculturas de Bourdelle; la de la derecha es El Hércules Arquero y la de la izquierda El Ultimo Centauro , ambas en bronce.

Cruzando Pueyrredón se llega a la Plaza Francia entre grandes gomeros, palmeras, plátanos, tipas y otras especies. En el centro, sobre una plataforma, el Monumento de Francia a la Argentina.

Cruzando la Av. Libertador, al frente, está el Museo Nacional de Bellas Artes.

Saliendo del museo, en dirección al río y cruzando la Av. Figueroa Alcorta, se encuentra la figura imponente de la Facultad de Derecho, con un pórtico de grandes dimensiones. Se distingue el puente peatonal, que cruza la avenida, con una lámina de hormigón armado de gran sencillez y belleza.

Caminando por La Plaza del Museo, con hermosas arboledas y juegos infantiles, algunas esculturas van creando polos de atracción y distintos microclimas. Al lado del museo, por Figueroa Alcorta, una obra de metal contemporánea del escultor argentino Enio lommi. Más adelante se llega a un sector donde, alrededor de un gran estanque, se reúnen los fines de semana los aficionados, con sus naves a control remoto, en una espontánea exhibición de cualidades náuticas. Cerca de la Av. Libertador dos esculturas en bronce, El Segador y El Sembrador, dos bellas obras del escultor belga Constantin Maunier.

Cruzando la Av. del Libertador está la Plaza Mitre, que con hermosas barrancas y frondosos árboles se abre para descubrir el Monumento a Bartolomé Mitre.

Detrás del monumento, como continuidad de la subida entre bellos árboles y pasando junto a la Embajada Británica, llegará a la plazoleta con busto del Gral. Gelly y Obes, destacado en la Guerra del Paraguay. Rodeada de modernos edificios de departamentos muy exclusivos, es el foco a partir del cual parten distintas calles y avenidas.

A la izquierda, las escalinatas hacia la Av. Pueyrredón, con hermosas balaustradas y esculturas, tienen como fondo las bóvedas del cementerio de la Recoleta. Hacia la derecha, el edificio de la Biblioteca Nacional.

Desde aquí puede conectarse con el Paseo a Palermo chico.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723