Turismo en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
 
 
   Los Jesuitas
   La Llegada
   Córdoba
   Misiones
   Organización
   Poder Económico
   El final Jesuita
   Manzana Jesuitica
   Caroya
   Jesus María
   Santa Catalina
   Alta Gracia
   La Candelaria
   Santa Ana
   Loreto
   San Maria
   San Ignacio Mini
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Parques Nacionales
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
Estancia de Santa Catalina

 

 

 

 

 

 

 

La Estancia de Santa Catalina, fundada en 1622, es la más grande de todas. Su iglesia es uno de los mejores ejemplos del llamado "barroco colonial" en Argentina, con marcada influencia de la arquitectura barroca centroeuropea.

La Estancia fue el gran centro de producción pecuaria (con miles de cabezas de ganado vacuno, ovino y mular), amén del obraje con sus telares y aparejos, la herrería, la carpintería, el batán, los dos molinos, el gran tajamar y su alimentación subterránea de agua que venía desde Ongamira, en las sierras a varios kilómetros de distancia. Tras la expulsión de la Compañía , fue adquirida por don Francisco Antonio Díaz en subasta promovida por la Junta de Temporalidades, permaneciendo en propiedad de la familia hasta nuestros días, en que continúa siendo utilizada como residencia de descanso y vacaciones. Fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.

La Estancia de Santa Catalina comprende la iglesia monumental, la residencia con sus tres patios y locales anexos, las ruinas del noviciado, la ranchería (las habitaciones para esclavos), el tajamar, restos de acequias y molinos. Conservada casi en su totalidad, es la más amplia de todas las estancias, estructurada alrededor de tres patios. La iglesia, de imponente fachada, posee dos torres y portal en curva. Su gran cúpula y el atrio sobreelevado, denota una cierta influencia de la arquitectura barroca centroeuropea, tanto en el empleo de las pilastras y frontones curvos que enmarcan el portal de acceso como en las torres gemelas que flanquean la fachada. El interior, de armoniosas proporciones, tiene una sola nave que culmina en la cúpula sobre el crucero, destacándose el gran retablo del altar mayor, tallado en madera y dorado con sus imágenes de bulto y el lienzo que representa a la santa patrona de la estancia. También se conservan en la iglesia las valiosas imágenes del Señor de la Humildad y la Paciencia y de un Cristo crucificado, imagen de vestir y talla en madera policromada respectivamente. Junto a la iglesia se halla el antiguo cementerio de los religiosos, al cual se accede por un magnífico portal barroco cóncavo, resaltado por el coronamiento curvo y enmarcado por pilastras y columnas.

 

Paisaje

 

Santa Catalina está enclavada en el corazón de una planicie suavemente ondulada rica en vegetación: árboles, ríos, y paisajes pintorescos. La naturaleza abraza al visitante y le ofrece una paz silenciosa para contemplar la belleza de la iglesia, la residencia y las demás construcciones. En el fondo, la visión lejana del cordón de las Sierras Chicas y su continuación hacia el norte, completa su magnífico paisaje.

 

Actividad Cultural

 

Santa Catalina es una pieza esencial del nuevo camino turístico, dadas sus cualidades arquitectónicas, su valor monumental y el mantenimiento del ambiente rural de su localización.

Actualmente es propiedad privada. En ella residen sus dueños, quienes sin embargo, posibilitan el uso turístico como lugar de visita controlada.

 

Ubicación

 

Se halla en un paraje rural a unos 20 kilómetros al noroeste de la ciudad de Jesús María, a 70 kilómetros de la ciudad de Córdoba por ruta nacional 9 hasta Jesús María y luego por camino provincial secundario

 

Datos utiles

 

Cómo llegar: Si se dirige desde Jesús María - Colonia Caroya, conviene tomar la ruta E-66 hacia Ascochinga, al cabo de unos 6 kilómetros sale un camino de tierra hacia el norte y después de andar 13 kilómetros más, se arriba a Santa Catalina. Otro camino posible es el que sale desde Ascochinga, recorriendo unos 14 kilómetros de tierra.

Horarios de verano: Martes a domingos, de 10:00 a 13:00 y de 15:00 a 19.00 hs.

Horarios de invierno: Martes a domingos, de 10:00 a 13:00 y de 14:00 a 18:00 hs.

Tarifas: Básica: $1.- Grupos escolares, jubilados, menores y grupos de más de 20 personas: $0,50.

Teléfono: 54 3525 421600 .

   
Viajoporargentina - Información Turística sobre la República Argentina
© 2003 - Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723