Pesca en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Pesca en Argentina
Tigre - Buenos Aires
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
 
 Introducción
 Especies del Litoral
 Especies en ríos
 Especies introducida
 Equipo
 Modalidades
 Diccionario de pesca
 Buenos Aires
 Catamarca
 Córdoba
 Corrientes
 Chaco
 Chubut
 Entre Ríos
 Misiones
 Formosa
 Jujuy
 La Pampa
 La Rioja
 Mendoza
 Neuquén
 Salta
 San Juan
 San Luis
 Salta
 Santa Cruz
 Santa Fe
 Santiago del Estero
 Tierra del Fuego
 Tucumán
 
 
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
La pesca en el río de La Plata y el delta del Paraná

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un pesquero poco reconocido estando tan al alcance de los habitantes de la ciudad de Bs. As. y alrededores, que conforma un escenario imponente cuando se lo conoce.

 

Nos podemos encontrar con profundidades de 10 a 15 metros , como también con bancos de arena en medio del río. En los últimos años el mejoramiento de sus aguas permitió una mayor oxigenación de las mismas, teniendo esto como consecuencia el crecimiento tanto en peso como en tamaño de las especies que lo habitan.

 
El río de la Plata en Invierno
 
El amplio río De la Plata , junto a otros pesqueros del delta, resulta ideal para capturar pejerreyes durante la temporada invernal que se extiende desde abril hasta septiembre.
La pesca de pejerreyes en el estuario es algo soñado por los amantes de la especie, debido a los grandes ejemplares que allí se obtienen.

Pero no se trata de una pesca fácil. La influencia de la luna, las mareas y los vientos cobra protagonismo en este tipo de pesca. Hay que pescar embarcado y contar con la presencia de un guía, cuya experiencia resulta fundamental para iniciar correctamente la búsqueda de estos codiciados trofeos por la inmensidad del hermoso río color de león.

Si bien esto significa que el gasto de combustible es grande, bien vale la pena intentarlo. Una vez ubicados los peces, los piques se dan casi en superficie, por lo que es posible notar a simple vista la presencia de pejerreyes cortando el agua con sus aletas y emitiendo grandes borbollones, indicios indudables de que estamos ante la presencia de los más grandes.

Estos pejerreyes prefieren las aguas claras por lo que, a medida que se navega el río, hay que observar el color del medio: si se quiere dar con ellos, cuanto más limpio, mejor. Otra consideración a tener en cuenta es que a medida que aumenta el tamaño y caudal del río, aumenta el tamaño de las capturas. Por eso, en ríos pequeños se obtienen ejemplares de menor tamaño. Algo similar ocurre con las carnadas: si son grandes, como por ejemplo mojarras, dentudos, isocas o incluso pequeñas morenas, las posibilidades de lograr grandes ejemplares aumentan.

Finalmente, puede decirse que "los gran Paraná" son los pejerreyes más buscados por los pescadores deportivos. Por su gran voracidad y tamaño, resultan el trofeo soñado por todos los amantes de la especie.
 
El río de la Plata en Verano
 
Entre los meses de octubre y noviembre, el río De la Plata y su delta ofrecen grandes bagres de mar en aguas abiertas. Esta especie, que proviene del litoral marítimo, se introduce en el estuario del Plata. Allí se la pesca ofreciéndole como carnada calamares frescos, que conforman su dieta habitual en las aguas del mar salado.

Una vez instalado el calor de diciembre, la boga es, junto a la tararira, el deleite de todos los ríos y arroyos del delta.

Dueña de una dentadura muy parecida a la humana y de una sutileza increíble a la hora de comer, se la pesca con todo tipo de cebos, en especial aquellos elaborados con harinas de trigo y maíz, lombrices, granos de maíz naturales y chorizo colorado, además de salame y quesos, entre tantas otras carnadas que la tientan.

Los mismos pesqueros que en invierno resultan aptos para la pesca del pejerrey son visitados en verano por miles de especies forrajeras, entre las que se destacan mojarras, dentudos y bagres amarillos.

Estos pequeños peces atraen la presencia de los grandes predadores del norte argentino como son el dorado, el surubí y el patí, que aunque no alcanzan los portes tradicionales que obtienen aguas arriba de los ríos Uruguay y Paraná, son igualmente especies calificadas para los pescadores deportivos cercanos a la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores.
   
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723