La Champagnera
 

Es un lugar agroturístico con restaurante. Le mostrarán la chacra, y en la bodega, el proceso de elaboración del champagne más austral del mundo, es la bodega Rubén Gaete, una de las pocas viñeras que van reconvirtiendo la vitivinicultura del Alto Valle con vinos varietales, vinos finos de las zonas frías (vinos «verdes») y estos champagnes.

 
Elaboración del Champagne
 

En febrero-marzo las uvas alcanzan su punto de recolección. En la bodega obtienen caldos que en su primera fermentación dan origen a los vinos «base champagne» deseados. Próximo paso, el corte (cuvée); combina distintos tipos de vinos para lograr un corte equilibrado y armonioso, de gusto característico y consecuente de año a año. En esta etapa se define la identidad del champagne. Cada empresa le imprime su toque personal. Luego al vino le agregan azúcar y fermentos seleccionados.

Es embotellado, tapado y puesto en sótanos frescos, sin luz. La lenta transformación del azúcar en alcohol y gas carbónico por acción de los fermentos forma la espuma, quedando atrapado el gas que producirá las finas burbujas del champagne. La segunda fermentación en botellas forma sedimentos en la misma. Colocando los envases en pupitres (remuage) se logra que los sedimentos se depositen en el cuello de la botella.

En el degüello (dégorgement) se elimina el depósito acumulado detrás del tapón, sin perder la espuma del champagne y dejando escapar el menor vino posible. Para ello se congela el cuelo de la botella. Luego, al destaparla, el depósito es expulsado preso en el pedacito de hielo Ahora es champagne.

Ultimo paso: el pequeño vacío dejado por el «dégorgement» se llena con licor de expedición (azúcar de caña y vino). La cantidad agregada determina la naturaleza o tipo de champagne: Nature o Extra Brut; Sec o Brut. Demi Sec y Dulce. Luego se tapa la botella con

su corcho definitivo sujeto con un bozalillo de alambre. Es etiquetado y está listo para el consumo.