Turismo en Salta , Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
Salta - Salta
 
   Salta
   Cachi
   Iruya
   Cafayate
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
Historia de Salta
iglesa de San Francisco

 

 

 

El boliche Balderrama

 

 

 

El cabildo de Salta

 

 

 

Vista de Salta

 

 

 

empanadas salteñas

 

 

 

El telar

 

 

 

Catedral de Salta
 

Es la capital de la provincia del mismo nombre y principal centro de servicios de la región después de San Miguel de Tucumán.

Está situada a 1.187 m .s.n.m., al pie del cerro San Bernardo, y en el extremo norte del antiguo valle de Chicoana, hoy valle de Lerma, junto a una extensa llanura con declive suave hacia el SSE.

El río Arias desciende desde las serranías del oeste y, después de recibir al San Lorenzo, pasa por el sur de la ciudad. Después de 50 km , se une con el río Guachipas en el embalse de Cabra Corral, para formar el río Pasaje o Juramento.

La ciudad de Lerma en el valle de Salta fue fundada el 16 de abril de 1582 por el licenciado Hernando de Lerma, Gobernador y Justicia Mayor de la Provincia del Tucumán.

El propósito de la fundación, enunciado en las instrucciones del virrey Toledo en 1579, era el de proveer a «la seguridad dé los que entran y salen de la Provincia del Tucumán». Lerma precisaba en el acta de fundación el objetivo de conquistar a los naturales «que son rebelados contra el servicio de Su Magestad».

Eran años críticos para el asentamiento español en el Tucumán, dado que sólo sobrevivían las fundaciones de Santiago, Tucumán y Talavera, acosadas por los aborígenes hostiles del valle Calchaquí y del Chaco.

Al fundar la ciudad se eligió un sitio cenagoso pero con defensas naturales que se aprovecharon como borde. Estos fueron los ««tagaretes» o pequeños arroyos: por el norte el Tagarete del Tineo, hoy Av. Belgra no, y por el sur el río Primero o de los Sauces, hoy Av. San Martín y calle Urquiza.

El plano de la fundación no llegó hasta nosotros pero fue, sin duda, un estrecho rectángulo de nueve por cuatro manzanas inscripto entre los tagaretes, coh la catedral en la manzana colindante con el Tineo.

En 1582 se designaron en el plano solares especiales sólo para la Iglesia Mayor , la casa del Cabildo y cárcel, el Convento de San Francisco y la casa del Gobernador.

Como todas las ciudades del Tucumán, Salta creció lentamente, sobrellevó las dificultades de la guerra contra los indígenas -calchaquíes duran-te el siglo XVII e indios del Chaco durante el XVIII- y se recuperó del terremoto de 1692 que arruinó todos los edificios públicos y privados.

La reforma borbónica que creó el Virreinato del Río de la Plata en 1776 erigió a Salta en capital de la Intendencia , que abarcaba territorios equivalentes a la región noroeste actual, con jurisdicción sobre Santiago del Estero, Catamarca, Tucumán, Jujuy y la actual provincia boliviana de Tarija.

Coincidiendo con la renovada prosperidad de todo el imperio español, Salta se transformó en una importante ciudad con 5.000 habitantes, duplicó su extensión, levantó importantes edificios públicos y llegó a tener más de 50 casas -de altos», cuando entonces en Buenos Aires se velan muy pocas y en Tucumán, ninguna.

Entre 1810 y 1814, Salta fue el cuartel general de los Ejércitos del Norte que lucharon contra las fuerzas realistas y, entre 1814 y 1821, el ámbito Donde los irregulares del general Güemes soportaron el ataque de siete expediciones realistas.

El haber sido frontera permanente, y el cierre del comercio con Bolivia y con el Pacifico, empobrecieron la ciudad y provocaron el crecimiento elativo de la población rural.

En 1778, el 37% de os habitantes de la provincia estaban radicados en la capital. En los tres primeros censos nacionales (1869, 1895 y 1914), la población de la m isma era, respectivamente, sólo el 19%, el 17% r el 24% del total provincial.

La transformación del país durante el período liberal afectó escasa y tardíamente a Salta.

En 1888 la población inmigrante apenas pasaba el 1% y no habían llegado aún el ferrocarril ni el tranvía; oda la actividad administrativa de la provincia se realizaba todavía en el viejo Cabildo y predominaban los modos de vida tradicionales.

Sin emb argo, algunos datos apuntaban en el sentido del progreso» del fin de siglo: existían cuatro imprentas, tres librerías, tres bancos, cinco sociedades benéficas, tres diarios, el Club 20 de f ebrero y el Club El Progreso, y el Teatro Victoria, con capacidad para 700 personas, inaugurado en plena plaza principal en 1884.

La ciudad se expandió hacia el norte, donde se cabía trazado el Parque 20 de Febrero en 1900 y re habían construido el nuevo Hospital, el Seminario y previsto el sitio para la estación del ferrocarril fue llegaría en 1890.

Ese mismo año, se preparaba a construcción de la nueva Casa de Gobierno seis cuadras al norte de la plaza principal. Los cuatro confines de Salta estaban definidos por al cuartel de artillería al norte, la cárcel al oeste, el cementerio al este y los mataderos al sur.

En nuestro siglo, la ciudad aceleró su desarrollo y duplicó su población, especialmente entre 1914 y 1947; volvió a hacerlo entre 1947 y 1960, riendo en este lapso una de las ciudades argentinas con mayor crecimiento demográfico. Hacia a década del treinta aparecieron los primeros barrios o extensiones urbanas y comenzó la ocupación residencial de la falda del cerro San Bernardo, junto a la difusión del estilo arquitectónico neocolonial.

A partir de 1950 la tendencia hacia la periferia fue explosiva, e incluyó la construcción de un nuevo Centro Cívico en Las Lomas de Medeiros, hacia finales de los años 80

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723